Cómo sobrevivir a una boda en verano

Todos sabemos que la temporada BBC (Bodas, bautizos y comuniones) es ahora. En verano, con el buen tiempo y el calorcito alternándonos la sangre… Pero, sinceramente, en Sevilla, el calor te altera la sangre y todos los sentidos… ¡Aquí nos estamos derritiendo!

Y, aunque el sentido común no va a hacer que te cases en esta ciudad un 2 de agosto a las 5 de la tarde, a no ser que tengas un plan secreto para liquidar a tus seres queridos, lo cierto es que es muy difícil que las altas temperaturas de todo el día (incluida la noche) y sentirse guapa vayan de la mano en muchas ocasiones.

¿Cómo podemos sobrevivir a una boda en verano sin morir en el intento?

1- Lo principal para soportar el calor es sentir que tu piel está hidratada pero no pegajosa. La piel en esta época está muy expuesta al sol, por lo que debes hidratarla todos los días para no se te reseque y tengas una piel joven y sedosa. Beber mucha agua y echarte crema o aceite por todo el cuerpo nada más salir de la ducha te ayudarán a sentirte mejor. Para el día de la boda, ten en cuenta el maquillaje que vas a usar. Es preferible usar maquillaje waterproof o maquillaje en polvo de larga duración. Olvídate del maquillaje líquido o te sudará la cara y te sentirás incómoda todo el tiempo.

vestido-invitada-boda-look-tocado-pamela-pantalon (38)

2- Si la boda es en la playa o al aire libre (con césped), di adiós definitivamente a los tacones. Estarás todo el día hundiéndote y no podrás andar (ni bailar) a gusto. En verano hay sandalias preciosas con cuña, llenas de pedrería y de muchos colores. Aprovéchalo.

3- Si la boda es de día, una buena pamela puede ayudarte a protegerte del sol y a dar sombra a tu cara. Esto hará que el rostro maquillado sude menos y que puedas abrir los ojos correctamente al hablar con alguien. Eso sí, si te decantas por esta opción, quítatela durante la comida (que es de mala educación comer con pamela, pero no con tocados) y asegúrate de que está hecha con un material transpirable que soporte el calor. De lo contrario, el peinado se te quedará apelmazado y sudoso.

4- Cuidado con el desodorante. Como sabes, no elegir un desodorante apropiado puede arruinar una bonita blusa o vestido de color haciendo que se te note la mancha de sudor. Y pocas cosas quedan más feas que eso ¡Horror!

5- Usa colores veraniegos, pasteles o claros, pero no blanco. A no ser que sea una boda ibicenca y puedas permitirte este color. Si no, deja el protagonismo a la novia.

6- No uses mucho escote. Según protocolo, el escote en una boda debe ser sutil, insinuante sin resultar provocativo ni ordinario. Un escote pequeño, que acentúe tu pecho pero que no pierda estilo y elegancia.

Son sólo unos cuantos truquitos que te harán sentirte mejor en un día tan especial. Seguramente haya muchos otros que se me hayan pasado ¿me ayudas a recordarlo? Seguro que entre todas hacemos el decálogo perfecto para la invitada de verano. Prometo compartirlo en siguientes post. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba